jueves, 10 de agosto de 2017

El adíos del amor



El amor llena la vida,
El alma regala amor,
Pero, si no eres correspondida,
Debes olvidarlo,
¿Yo?...,
A  quien he de olvidar yo.
Debes olvidar a aquel que te dejó,
Al que tiempo llevas sin ver,
Al que aunque tanto hayas querido,
No se ablanda con tu llanto
Porque…,
No quiere volver.
No quiere volver contigo,
Nada quiere ya de de ti,
Aquel al que has amado tanto,
Te ha traicionado,
Y por tanto…,
Lo has de olvidar tú también.

Yo no puedo comprender
Que nuestro amor haya muerto,
Yo no puedo olvidar
Los bellos momentos,
Yo no quiero ni pensar
En mi vida sin él,
No puedo con mi dolor,
Mi alma muere de pena
Pues…,
Cuándo lo pienso,
Cuándo pienso que estoy sola,
Mi corazón llora,

No me consuela nada,
Ni el sol que me ilumina,
Porque…,
Quién iluminó mi vida ya no está,
Mi vida en soledad,
Sin su amor, sin sus caricias,
Un gran vacío tendrá,
Que no logrará llenar
Ningún otro amor mundano
Porque de un amor estoy sufriendo,
El desengaño,
De sentirme abandonada,
De sentirme olvidada
Por un amor que es ingrato,
No apreció lo que le di
Pues si tan ingrato eres
Vete ya lejos de mí,
No te mereces mi amor,
Yo te olvidaré,
Y jamás…,
De mí volverás a saber.

Cuándo el amor se termina,
La vida debe seguir,
Ningún amor se merece
Que tú, por él, debas morir.

3 comentarios:

  1. Cuanto dolor e incertidumbre, siempre vale más un desengaño, por cruel que sea, que una triste explicación.

    Solo el tiempo puede darte un recuerdo lejano, pero nunca un olvido, principalmente si entendés que el desengaño o la traición, siempre corren detrás, pero muy detrás de tu entusiasmo ... no dejes que te alcancen.

    Un cariño inmenso.

    Juan


    ResponderEliminar
  2. te entiendo de maravilla....
    un beso tierno

    ResponderEliminar
  3. Querida Demófila estas mejor?? Me alegra leerte aunque hoy hables de desengaños,todo es parte de la vida. Un saludo cariñoso.

    ResponderEliminar